La periostitis tibial, el mal del corredor

La periostitis tibial es una lesión deportiva típica de los corredores, que se caracteriza por dolor localizado en la cara anterior de la tibia.

El periostio es una membrana vascularizada que envuelve a la tibia para nutrirla, y es susceptible de inflamarse por diferentes causas, dando lugar a esta patología, también llamada “mal del corredor”.

¿Por qué se produce la periostitis tibial?

El mecanismo lesional es simple. Los impactos repetidos del pie contra el suelo más las tracciones provocadas por la tensión muscular dan lugar a microtraumatismos en la tibia que inflaman el periostio. Esto puede suceder por diferentes circunstancias:

  • La mayoría de las veces se produce cuando el corredor es inexperto y comienza a entrenar con demasiada intensidad, sin tener la forma física adecuada para ello.
  • También puede ocurrirle a atletas experimentados que incrementen de manera brusca su actividad física o que cambien el terreno sobre el que corren.
  • En general, las superficies demasiado duras, como el asfalto, no son adecuadas.
  • El uso de un calzado inadecuado es otro detonante posible.
  • Tanto en corredores expertos como en novatos, un error común es no realizar un calentamiento apropiado y no estirar lo suficiente.
  • Algunas veces el problema es un defecto biomecánico de la pisada, como pronar en exceso el pie.

La Fisioterapia, el mejor tratamiento

Si sospechas que puedes estar sufriendo una periostitis tibial, debes acudir a tu fisioterapeuta, quien confirmará el diagnóstico con una exploración física. El primer paso del tratamiento requerirá que suspendas temporalmente tu actividad física y que apliques frío en la zona de dolor tres veces al día durante 10 minutos.
La fisioterapia consistirá en terapia manual para relajar la musculatura de la pierna y drenar la inflamación, frío, y la electroterapia que se considere oportuna en cada caso, como ultrasonidos o TENS. La acupuntura también ha demostrado ser muy efectiva como complemento del tratamiento.

Una vez que empieces a sentir mejoría, tu fisioterapeuta te diseñará un plan de entrenamiento progresivo para que reanudes el ejercicio sin riesgo de recaída.

Marilia

Sobre el autor

Marilia

Fisioterapeuta. Amante de la vida y de lo que la rodea. Me encanta ayudar a los demás y enseñarles cómo cuidarse mejor.

Sigue a Marilia:

Comenta:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: