Cómo saber si tu hijo tiene un desarrollo motor normal

Muchas veces los padres nos preocupamos al ver que nuestro hijo todavía no gatea, no es capaz de levantar la cabeza o no aguanta el equilibrio sentado. Siempre hay niños más adelantados y otros más rezagados, dentro de unos límites de edad, y eso es perfectamente normal. Pero la pregunta es cuándo sí hay que preocuparse y consultar a un especialista. Por eso queremos explicarte de forma clara cómo saber si tu hijo tiene un desarrollo motor normal, cuáles son las habilidades que tu bebé deberá ir adquiriendo en cada momento. 

Los niños de 0 a 6 meses:

  • Levantan y controlan su propia cabeza.
  • Voltean, es decir, si los acuestas boca arriba, son capaces de ponerse de lado ellos solos.
  • Son capaces de mantenerse sentados con ayuda, y no hablamos de una sillita, sino de cualquier superficie sin respaldo.
  • Si los pones en pie, saben apoyarse sobre sus piernas.

Los niños de 6 a 12 meses:

  • Se sientan sin perder el equilibrio.
  • Se mantienen de pie y de rodillas.
  • Saben cambiar de postura (boca abajo, boca arriba, sentados…)
  • Se arrastran y gatean.
  • Dan sus primeros pasos con ayuda.

Los niños de 12 a 18 meses:

  • Son capaces de ponerse en pie desde la posición de rodillas.
  • Se suben a muebles y escaleras arrastrándose.
  • Tienen buen equilibrio de pie o caminando.
  • Se mantienen de rodillas sin ayuda.
  • Suben las escaleras cogidos de la mano.
  • Dan algunos pasos hacia atrás.

Los niños de 18 a 24 meses:

  • Suben las escaleras alternativamente, agarrados a una barandilla.
  • Son capaces de darle una patada a una pelota grande.
  • Corren.

Los niños de 2 a 3 años:

  • Suben las escaleras alternativamente y sin ayuda.
  • Caminan en línea recta.
  • Pueden caminar por desniveles, por ejemplo con un pie sobre el bordillo y el otro en la calle.
  • Saben lanzar y atrapar una pelota ligera con ambas manos.
  • Aprenden a saltar.
  • Son capaces de manejar un triciclo.
  • Intentan mantenerse a la pata coja.

Los niños de 3 a 4 años:

  • Bajan las escaleras alternativamente.
  • Dan saltos grandes.
  • Pueden andar de puntillas y talones.
  • Saben botar una pelota en el suelo y recogerla.

Si piensas que tu hijo puede que lleve algo de retraso con respecto a su edad, te recomiendo que consultes a tu fisioterapeuta para que lo evalúe. Algunas veces se dan circunstancias que hacen los niños avancen con más lentitud y no hay que alarmarse. Seguramente necesites llevar a tu hijo a algunas sesiones de estimulación que le ayudarán a que su desarrollo motor sea absolutamente normal.

Marilia

Sobre el autor

Marilia

Fisioterapeuta. Amante de la vida y de lo que la rodea. Me encanta ayudar a los demás y enseñarles cómo cuidarse mejor.

Sigue a Marilia:

Comenta:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: